EL ALCOHOL UN PROBLEMA UNIVERSITARIO

Galería

 EL ALCOHOL  UN PROBLEMA UNIVERSITARIO

Al igual que juan son muchos los jóvenes que iniciaron el consumo tanto de alcohol como de drogas a temprana edad y como consecuencia de experiencias Violentas al interior de sus familias o del conflicto armado.

Ésta es una problemática que ha venido incidiendo, cada vez con mayor fuerza en la capital santandereana y que ha traído devastadoras consecuencias. Se trata del consumo de bebidas alcohólicas en jóvenes universitarios. Aunque las cifras de consumo aún no se conocen, debido a que en Bucaramanga aún no se ha llevado a cabo un estudio que identifique los porcentajes de alcoholismo en los jóvenes universitarios, si existe información alarmante sobre el índice de accidentalidad, en la mayoría de los casos bajo los efectos del licor.

imagen tomada de Internet

Desde enero del presente año hasta el mes de agosto han ocurrido 2515 accidentes, los cuales han arrojado al menos 1422 lesionados y 41 víctimas fatales, muchas de estas personas no superan los 26 años de vida y algunos son universitarios.

Las alarmas por accidentalidad se encendieron y las autoridades gubernamentales buscan estrategias para controlar la situación, tal es el caso de la Secretaría de Salud Municipal, a cargo del doctor Jaime Moya, quién afirmó que “las estadísticas de accidentes reportadas por la Dirección de Tránsito y Transporte de Bucaramanga son realmente preocupantes”.

Precisamente son las licoreras y las tiendas las que más controversia han causado alrededor del tema, debido a que existe un conflicto permanente por parte de los administrativos de los claustros universitarios para promover sus sellamientos y evitar que los estudiantes consuman licor a escasos metros de las instituciones.

No obstante, el problema no surge únicamente por el consumo de bebidas alcohólicas cerca de las universidades, sino el descontrol de los jóvenes universitarios a la hora de consumir licor en cualquier lugar, ya sea en los alrededores de las áreas de estudio o en extremos de los mismos. La verdadera preocupación tanto de las universidades, como del gobierno y de los padres de familia, es el riesgo al que se ven sometidos los jóvenes cuando están bajo los efectos del alcohol, el peligro al que exponen sus vidas y la integridad de otras personas cuando de estar frente al volante se trata.

Existen diversos factores sociales, psicológicos y  ambientales que influyen en el consumo de alcohol en los jóvenes y diferentes circunstancias que dan paso al incremento de dicho consumo en la época universitaria, Además el consumo de licor en jóvenes universitarios se ha convertido en una tendencia de moda y en un paradigma, el cual está acarreando consecuencias sociales y personales así lo indicó Laura Andrea Quintero Rivera, Psicóloga de Bienestar Universitaria de la Universidad Pontificia Bolivariana.

La psicóloga de la Universidad Cooperativa 2de Colombia, Leydi Pereira, también coincide en afirmar que en el “transcurso de una carrera universitaria se tienden a aumentar las tendencias alcohólicas en los estudiantes y deduce que en la mayoría de los casos los jóvenes confunden la libertad con el libertinaje”, convirtiéndose este en un factor contundente para el inicio de  un alcohólico.

El consumo de alcohol se desarrolla a ritmos distintos, en diferentes personas estos excesos dejan marcas indelebles en el cerebro; sus efectos potenciales son evidentes a largo plazo, incluyen trastornos de aprendizaje, fallas permanentes de la memoria, dificultades para el autocontrol y ausencia de motivación.

Al respecto Monseñor Primitivo Sierra Cano, Rector de la Universidad Pontificia Bolivariana, seccional Bucaramanga, manifiesta que son diversas las consecuencias latentes dentro de la problemática; Además comenta que la UPB preocupada por el bienestar de la comunidad universitaria está implementando campañas educativas que sensibilizan a los estudiantes sobre los efectos del alcohol, las posibles consecuencias y la ayuda que  la institución les ofrece a los estudiantes que puedan presentar este problema.

imagen tomada de Imagen

Lo paradójico del asunto es que a pesar de que los jóvenes universitarios, con una formación profesional, y en pleno conocimiento del daño que se están causando a sí mismos, e incluso padeciendo enfermedades a causa del consumo de bebidas alcohólicas, afirman que continuarán ingiriendo licor  y no lo dejaran  porque  les ayuda  a  sentirse mejor  y divertirse en  sus tiempos libres.

No obstante y a pesar de los extremos a los que se llega cuando se consume licor o drogas se hace necesario tomar medidas urgentes contra el abuso del alcohol en los adolescentes universitarios. Se necesita de la ayuda de los medios de comunicación como mediadores y difusores de información quienes pueden lograr sensibilizar a los jóvenes que están siendo afectados por esta problemática y mediante mensajes y campañas educativas ser orientados a no consumir licor en exceso.

Por: Milena Naranjo

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s